Los considerados reyes del marisco, por su gran sabor y la dificultad para capturarlos, son un delicioso capricho para degustar y compartir en los momentos más especiales. Hervidos, fritos o en arroz, deleitarán al paladar más exigente.

Los percebes se consideran verdaderas exquisiteces por su insuperable sabor y lo difícil de su captura, lo que lo hace más costoso, pero su insuperable sabor a mar le da un privilegiado puesto para las celebraciones especiales, cuando se quiere impresionar o disfrutar de un capricho. 

Este marisco, situado en un lugar de honor entre los productos del mar más codiciados, junto a las ostras y la langosta para engalanar las mesas, se prepara de forma muy sencilla y se consigue fresco en pescaderías de confianza o se puede comprar ya de forma online.

Ofrecer percebes hervidos en agua de mar, o en su defecto con agua con sal, con un maravilloso plato para brindar un manjar digno de un rey.

image002

Recolección arriesgada

Lo que hace tan caro a este rey de los mariscos, cuyo nombre científico es ‘pollicipes pollicipes’, es que habitan en fondos pocos profundos y rocosos, generalmente en fuertes rompientes, lo que hace muy arriesgada su recolección.

Los percebes miden entre 4 y 10 centímetros, y se componen de un pedúnculo carnoso, con el cual se adhieren a las rocas y está protegido por una piel negra. El extremo superior es coronado con una especie de uña de varias placas.

Forman especies de colonias y despegarlos de las rocas es una tarea muy peligrosa, debido a que las fuertes olas arrojan a los percebeiros (pescadores) a las afiladas rocas poniendo en riesgo sus vidas, por eso no es un alimento barato.

Cada 100 gramos de percebes aporta apenas unas 60 calorías, contiene una gran cantidad de proteína, vitaminas (A, B3, B12, entre otras). Además de minerales, hierro y calcio.  

Existen básicamente tres tipos: 

  • El gallego que es considerado el mejor y de más alta calidad entre las categorías de los percebes por su gran sabor (mide entre 4 a 8 centímetros), se consigue en Galicia y en el mar Cantábrico.
  • El  canadiense que habita en el Atlántico con uñas más planas. 
  • Y el marroquí que es más largo y estrecho, tiene un sabor diferente al proceder de aguas cálidas.

Recetas en minutos

Cuando se planifica un evento de relevancia y se quiere ofrecer este delicioso crustáceo, basta con buscarlo de forma online en sitios reconocidos en los cuales se garantice su calidad. Prepararlos es cuestión de pocos minutos.

La mejor manera de preparar los percebes es cocerlos durante un minuto en agua salada, un litro por cada 25 gramos de mariscos, sacarlos y envolverlos en un paño limpio; se sirven en pequeñas cantidades, aún calientes.

Para disfrutarlos se toma el percebe por las extremidades para doblarlo en la parte central, con lo cual, la piel que cubre el pedúnculo se despliega y es lo que se degusta.

Otra forma rápida y efectiva es echar los percebes previamente limpiados y escurridos en una sartén con aceite de oliva virgen caliente. Sobre los mariscos se echa una pizca de sal y se tapa para dejarlos freír un par de minutos. Lo mejor es servirlos calientes con el jugo que sale mientras se cocina.

Acompañados con patatas cocidas, con su piel en agua con sal y un par de hojas de laurel, es otra manera sencilla para presentar estos crustáceos. Cuando las patatas están casi listas, se añaden los percebes, se deja hervir durante unos dos minutos más. La preparación se cuela, se retiran las hojas de laurel y se acompañan con una salsa.

Otra receta muy apetecible es el arroz caldoso con percebe. Para esta preparación se necesitan 250 gramos de percebes, dos pimientos secos, 1 diente de ajo triturado, aceite de oliva virgen, 1 cebolla, 2 tomates rallados, 80 gramos de judías verdes, 140 gramos de arroz bomba, 1,5 litros de fumet de pescado, 100 g de alga codium, cúrcuma  y sal.

Para prepararlo se escaldan los percebes en una cazuela y se apartan, luego se remojan los pimientos. En otra cazuela se sofríe el ajo, las judías y las cebollas hasta que doren, se rehogan en agua, se añade el tomate y se deja evaporar el agua.

A la preparación se le añaden los pimientos y el fumet, dejando que hiervan, y se le añade el arroz, la sal y la cúrcuma, y se cocina durante un cuarto de hora. Cuando esté listo se prueba, se colocan las algas y se deja reposar. Como guarnición se colocan los percebes pelados.  

¿Te ha gustado? Compártelo :)

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on pinterest
Pinterest
Share on whatsapp
WhatsApp

También te puede interesar

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Acepto la política de privacidad *

Thermo Recetas Cocina te informa que los datos de carácter personal que me proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por Raúl Sáez (Thermo Recetas de Cocina) como responsable de esta web.

La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicito es para gestionar la solicitud que realizas en este blog.

Legitimación: Consentimiento del interesado. Como usuario e interesado te informo que los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de Cubenode (proveedor de hosting de Thermo Recetas Cocina) dentro de la UE. Ver política de privacidad de Cubenode. (https://cubenode.com/policies/politicas_privavidad/).

Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en hola@thermorecetascocina.es así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control.

Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en esta misma pagina web, así como consultar mi política de privacidad.

Ir arriba